Iglesia y Nazismo I: Concordato Imperial - UnCatolico.com
Saltar a contenido

Iglesia y Nazismo I: Concordato Imperial

octubre 6th, 2013

UnCatolico

13
Print Friendly

Enemigos de la Iglesia afirman con una ligereza pasmosa que la iglesia católica apoyaba a Hitler. Dicen entre otras cosas que el concordato entre el estado del vaticano y el estado alemán, fue realizado para darle apoyo a Hitler, lo cual es una clara falacia.

Muestran por ejemplo una fotografía de presuntos sacerdotes haciendo el saludo nazi , que según Cornwell se realizó en el encuentro de la juventud católica en agosto de 1933, pero dicha organización de juventud católica filial del partido de centro fue suprimida en julio de 1933, así que no está claro el origen de esta foto entre otras que se usan para atacar superficialmente a la Iglesia.

Supuestos sacerdotes católicos haciendo saludo nazi.

Razonablemente no hay que negar que existe la posibilidad de que fueran sacerdotes pro nazis, así como los judíos del partido fariseo se sometían al imperio romano a cambio de dadivas. Otro tipo de fotografías solamente muestran a Hitler con algunos funcionarios católicos en eventos oficiales.

Hitler con algunos funcionarios católicos en eventos oficiales.

Los enemigos de la Iglesia, pretenden argumentar que la Iglesia apoyó a Hitler a partir de fotografías, es el equivalente a pretender decir que el gobierno británico apoyaba a Hitler por que Neville Chamberlain aparecía en fotos de reuniones diplomáticas con Hitler, algo totalmente superficial y absurdo. Quieren extender a las personas equivocadas la condena que corresponde a Hitler y a los nazis por el holocausto, ocultando el hecho de que murieron muchos católicos en manos de los nazis, no solo en Polonia sino también en Alemania donde más de 2600 sacerdotes alemanes fueron enviados a campos de concentración (de ellos 2000 murieron).

 

Concordato Imperial

Un concordato es un acuerdo entre la Iglesia Católica específicamente la Santa Sede y un Estado para regular las relaciones entre ellos , El concordato imperial fue firmado entre Alemania y la Santa Sede, y en el mismo se establecen condiciones de libertad religiosa para la Iglesia Católica. Sigue vigente hasta el día de hoy, desde que se firmó en julio de 1933,  sin cambio alguno en su estructura, manteniendo cada uno de los artículos originales.

Concordato imperial.

El concordato imperial fue firmado por el Presidente de Alemania (Jefe de estado), para aquel entonces Paul von Hindenburg algo debilitado debido al auge de Hitler por tener mayoría en el Reichstag (parlamento alemán); pese a que un año antes le había ganado a Hitler con amplia ventaja en las reelecciones. En marzo 1933 se aprobó una ley habilitante en el parlamento alemán cuyas consecuencias fueron bastante graves, pues el gobierno del Reich, presidido por Hitler en calidad de canciller de Alemania, tenía el camino libre para aprobar toda clase de normas legales inclusive yendo en contra de la Constitución de Weimar, la cual no fue derogada expresamente pero que en la práctica era modificada por sola voluntad del gabinete nazi, así que de cierta forma era el inicio de la Alemania nazi pese a que se mantenía de palabra el viejo orden constitucional.

Paul von Hindenburg

Fue solo después de la muerte de Hindenburg en 1934, que Hitler asumió el poder totalitario ya que no solo era canciller o jefe de gobierno sino que también tomo el cargo de jefe de Estado bajo el título de Führer und Reichskanzler (“Caudillo y Canciller del Reich”), consolidando así su poder absoluto.

La representación de Hindenburg en el concordato estuvo a cargo del Vice-Canciller Franz von Papen político y diplomático alemán perteneciente al Partido de Centro que si bien no pertenecía al partido nazi se dejó influenciar por Hitler para servirle de utilidad durante las primeras fases de su ascensión al poder, Von Papen formo parte de la República de Weimar y del Tercer Reich ocupando el cargo de primer ministro en la república y posteriormente el de vice-canciller.

La forma de organización de Alemania se basaba en un jefe de estado (Hindenburg) y estaba el canciller o jefe de gobierno (Adolf Hitler), este concordato fue iniciativa de Franz Von Papen quien creía que con él se lograrían disminuir los roces ya existentes con la Iglesia Católica.

En Roma, las principales figuras con las que tenía que entrevistarse eran dos: el Papa Pío XI, y su Secretario de Estado Eugenio Pacelli este ultimo seria el futuro papa pio XII y ya para entonces contaba con amplia experiencia sobre asuntos alemanes ya que había sido nuncio apostólico en Baviera, nuncio en Prusia, y por motivos prácticos nuncio de todo el Imperio Alemán. Tanto Pio XI como Pacelli (futuro Papa Pio XII) eran favorables a firmar un concordato, y pensaban que por pocas que resultaran ser las ventajas, siempre resultaba conveniente intentar entenderse con los diferentes regímenes, y lograr a través de acuerdos cierto grado de libertad religiosa y de respeto, aunque fueran hostiles a la Iglesia, como ya se había demostrado, por ejemplo, con la república española.

Firma del Concordato Imperial

 

Términos del concordato

Conociendo ya a los actores les hablare ahora de los principales términos del concordato:

El derecho a la libertad religiosa católica romana. (Articulo 1)

ARTIKEL 1

Das Deutsche Reich gewährleistet die Freiheit des Bekenntnisses und der öffentlichen Ausübung der katholischen Religion. Es anerkennt das Recht der katholischen Kirche, innerhalb der Grenzen des für alle geltenden Gesetzes, ihre Angelegenheiten selbständig und zu ordnen und zu verwalten und im Rahmen ihrer Zuständigkeit für ihre Mitglieder bindende Gesetze und Anordnungen zu erlassen.

 

Los concordatos con los Estados de Baviera (1924), Prusia (1929) e Baden (1932) siguen siendo válidos. (Articulo 2)

ARTIKEL 2

Die mit Bayern (1924), Preußen (1929) und Baden (1932) abgeschlossenen Konkordate bleiben bestehen und die in ihnen anerkannten Rechte und Freiheiten der katholischen Kirche innerhalb der betreffenden Staatsgebiete unverändert gewahrt. Für die übrigen Länder greifen die in dem vorliegenden Konkordat getroffenen Vereinbarungen in ihrer Gesamtheit Platze Letztere sind auch für die obengenannten drei Länder verpflichtend, soweit sie Gegenstände betreffen, die in den Länderkonkordaten nicht geregelt wurden oder soweit sie die früher getroffene Regelung ergänzen. In Zukunft wird der Abschluß von Länderkonkordaten nur im Einvernehmen mit der Reichsregierung erfolgen.

 

La religión católica puede ser enseñada en determinadas escuelas (Articulo 21) y los profesores destinados a enseñar religión solo pueden ser aprobados por el obispo de la diócesis correspondiente (Articulo 22).

ARTIKEL 21

Der katholische Religionsunterricht in den Volksschulen, Berufsschulen, Mittelschulen und höheren Lehranstalten ist ordentliches Lehrfach und wird in Übereinstimmung mit den Grundsätzen der katholischen Kirche erteilt. Im Religionsunterricht wird die Erziehung zu vaterländischem, staatsbürgerlichem und sozialem Pflichtbewußtsein aus dem Geiste des christlichen Glaubens des Sittengesetzes mit besonderem Nachdruck gepflegt werden, ebenso wie es im gesamten übrigen Unterricht geschieht. Lehrstoff und Auswahl der Lehrbücher für den Religionsunterricht werden im Einvernehmen mit der kirchlichen Oberbehörde festgesetzt. Den kirchlichen Oberbehörden wird Gelegenheit gegeben werden, im Einvernehmen mit der Schulbehörde zu prüfen, ob die Schüler Religionsunterricht in Übereinstimmung mit den Lehrern und Anforderungen der Kirche erhalten.

ARTIKEL 22

Bei der Anstellung von katholischen Religionslehrern findet Verständigung zwischen dem Bischof und der Landesregierung statt. Lehrer, die wegen ihrer Lehre oder sittlichen Führung; vom Bischof zur weiteren Erteilung des Religionsunterrichtes für ungeeignet erklärt worden sind, dürfen, solange dies Hindernis besteht, nicht als Religionslehrer verwendet werden.

 

Queda garantizada la protección a organizaciones católicas y la libertad religiosa (Articulo 31)

ARTIKEL 31

Diejenigen katholischen Organisationen und Verbände, die ausschließlich religiösen, reinkulturellen und karitativen Zwecken dienen und als solche der kirchlichen Behörde unterstellt sind, werden in ihren Einrichtungen und in ihrer Tätigkeit geschützt. Diejenigen katholischen Organisationen, die außer religiösen, kulturellen oder karitativen Zwecken auch anderen, darunter auch sozialen oder berufsständischen Aufgaben dienen, sollen, unbeschadet einer etwaigen Einordnung in staatliche Verbände, den Schutz des Artikels 31 Absatz 1 genießen, sofern sie Gewähr dafür bieten, ihre Tätigkeit außerhalb jeder politischen Partei zu entfalten. Die Feststellung der Organisationen und Verbände, die unter die Bestimmungen dieses Artikels fallen, bleibt vereinbarlicher Abmachung zwischen der Reichsregierung und dem deutschen Episkopat vorbehalten. Insoweit das Reich und die Länder sportliche oder andere Jugendorganisationen betreuen, wird Sorge getragen werden, daß deren Mitgliedern die Ausübung ihrer kirchlichen Verpflichtungen an Sonn- und Feiertagen regelmäßig ermöglicht wird und sie zu nichts veranlaßt werden, was mit ihren religiösen und sittlichen Überzeugungen und Pflichten nicht vereinbar wäre.

 

Ningún Clérigo o miembro de una orden religiosa podrá pertenecer a un partido político. (Articulo 32) .

ARTIKEL 32

Auf Grund der in Deutschland bestehenden besonderen Verhältnisse wie im Hinblick auf die durch die Bestimmungen des vorstehenden Konkordats geschaffenen Sicherungen einer die Rechte und Freiheiten der katholischen Kirche im Reich und seinen Ländern wahrenden Gesetzgebung erläßt der Heilige Stuhl Bestimmungen, die für die Geistlichen und Ordensleute die Mitgliedschaft in politischen Parteien und die Tätigkeit für solche Parteien ausschließen.

En ninguna parte del concordato se le da apoyo o se aprueba al régimen nazi para ese entonces en sus comienzos, en el mismo se establecen regulaciones que permitían que la religión católica fuera respetada en Alemania. En la práctica no fue así,  Hitler no respeto los términos del concordato desde el primer momento, ya el 30 de julio a 10 días de la firma, se violo el artículo 31, el régimen nazi disolvió la Liga de la Juventud Católica violando el concordato que establecía el respeto a las asociaciones católicas.

Desde el primer momento empezaron a llover las denuncias por parte de los obispos alemanes. Se hostigaba a la Iglesia de diversos modos, sin excluir encarcelamientos de eclesiásticos. Desde Roma se apoyaba a la jerarquía local, y Pacelli envió varios memorandos de protesta a las autoridades alemanas, y el mismo Pío XI aprovechó varias peregrinaciones de alemanes para formular públicamente sus quejas. A partir de 1935, la propaganda nazi lanzó una campaña de desprestigio de la Iglesia Católica, con el montaje de varios procesos amañados a eclesiásticos acusados de fraude donde muchos de ellos terminaron en campos de concentración.

pioxii

Después de la guerra, el papa Pio XII (Pacelli) tildado por los enemigos de la Iglesia como “el papa nazi” ,fue homenajeado por una serie de personajes famosos. Como Chaim Weizmann, primer presidente de Israel, Moshe Scharett, segundo presidente del estado hebreo, Leon Kubowitzky, secretario general del Congreso judío mundial en 1945, el rabino Isaac Herzog e Incluso Albert Einstein.

En la próxima entrega de esta serie de artículos les compartiré las declaraciones de Albert Eeinstein entre otros judíos sobre Pio XII.