Manuscrito original del tercer secreto de Fátima - UnCatolico.com
Saltar a contenido

Manuscrito original del tercer secreto de Fátima

julio 16th, 2014

UnCatolico

7
Print Friendly

Imágenes del manuscrito original del tercer secreto de Fátima –por primera vez disponibles en internet– puño y letra de sor Lucía Dos Santos vidente de Fátima. Expuesto temporalmente con el permiso de su Santidad, en el Santuario de Fátima  con motivo de la exposición “Segredo e Revelação” (Secreto y revelación).

 En Exclusiva: Traducción y transcripción del manuscrito (Ver al final)

popup_19a

popup_19cpopup_19dpopup_19b

 

 Transcripción del manuscrito 

J.M.J.

A terceira parte do segredo revelado a 13 de Julho de 1917 na Cova da Iria-Fátima.

Escrevo em acto de obediência a Vós Deus meu, que mo mandais por meio de sua Ex.cia Rev.ma o Senhor Bispo de Leiria e da Vossa e minha Santíssima Mãe.

Depois das duas partes que já expus, vimos ao lado esquerdo de Nossa Senhora um pouco mais alto um Anjo com uma espada de fôgo em a mão esquerda; ao centilar, despedia chamas que parecia iam encendiar o mundo; mas apagavam-se com o contacto do brilho que da mão direita expedia Nossa Senhora ao seu encontro: O Anjo apontando com a mão direita para a terra, com voz forte disse: Penitência, Penitência, Penitência! E vimos n’uma luz emensa que é Deus: “algo semelhante a como se vêem as pessoas n’um espelho quando lhe passam por diante” um Bispo vestido de Branco “tivemos o pressentimento de que era o Santo Padre”. Varios outros Bispos, Sacerdotes, religiosos e religiosas subir uma escabrosa montanha, no cimo da qual estava uma grande Cruz de troncos toscos como se fôra de sobreiro com a casca; o Santo Padre, antes de chegar aí, atravessou uma grande cidade meia em ruínas, e meio trémulo com andar vacilante, acabrunhado de dôr e pena, ia orando pelas almas dos cadáveres que encontrava pelo caminho; chegado ao cimo do monte, prostrado de juelhos aos pés da grande Cruz foi morto por um grupo de soldados que lhe dispararam varios tiros e setas, e assim mesmo foram morrendo uns trás outros os Bispos Sacerdotes, religiosos e religiosas e varias pessoas seculares, cavalheiros e senhoras de varias classes e posições. Sob os dois braços da Cruz estavam dois Anjos cada um com um regador de cristal em a mão, n’êles recolhiam o sangue dos Martires e com êle regavam as almas que se aproximavam de Deus.

Tuy-3-1-1944

 

 Traducción del manuscrito 

J.M.J.

La tercera parte del secreto revelado el 13 de Julio de 1917 en Cova da Iria-Fátima.

Escribo en acto de obediencia a vos Dios mío, que me lo mandáis por medio de su excelencia reverendísima Señor Obispo de Leiria y de Vuestra y mía Santísima Madre.

Después de las dos partes que ya expuse, vimos al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más alto un ángel con una espada de fuego en su mano izquierda;  al centellar, despedía llamas que parecía iban a incendiar el mundo, pero se apagaban con el contacto del brillo que de la mano derecha expedía Nuestra Señora a su encuentro: El ángel apuntando con la mano derecha a la tierra, con voz fuerte dice: Penitencia, Penitencia, Penitencia! y vimos en una luz inmensa que es Dios: “algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando le pasan por delante” un obispo vestido de blanco “tuvimos el presentimiento que era el Santo Padre”. Varios otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una escabrosa montaña, en la cima de aquella estaba una gran Cruz de troncos toscos como si fuera de corcho con la corteza: el Santo Padre, antes de llegar ahí, atravesó una gran ciudad media en ruinas, y medio trémulo con andar vacilante, desconsolado de dolor y pena, iba orando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le disparaban varios tiros y flechas, y así mismo fueron muriendo unos tras otros los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas y varias personas seculares, caballeros y señoras de varias clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz estaban dos ángeles cada uno con un regador de cristal en la mano, en ellos recogían la sangre de los Mártires y con el regaban las almas que se aproximaban de Dios.

Tuy-3-1-1944

popup_32

 

Si desea conocer más manuscritos incluyendo los originales donde se narran las apariciones, puede verlo en la exposición del santuario de Fátima, haciendo clic aquí.

segrego